Sistemas de Calentamiento

A lo largo de nuestra experiencia en Piscinas ADASA ayudando a escuelas de natación, gimnasios, deportivos y propietarios de piscina muchas veces nos han preguntado “¿cuál es la mejor forma de calentar mi piscina?”. Sin embargo, debemos decir que existe más de una opción, ya que al elegir el sistema de calentamiento debemos de considerar diferentes factores, por ejemplo, el tipo de piscina (interior o exterior), el uso que se le dará (puede ser desde una pequeña piscina que solo se usará algunos fines de semana o un deportivo con gran cantidad de usuarios), la localización geográfica de la piscina, la temperatura ambiente y el nivel de humedad, entre otros.

A pesar de lo anterior, queda claro que al calentar el agua tendremos más días para poder disfrutar de nuestra piscina. En esta nota de blog, discutiremos brevemente las principales formas de calentar nuestra piscina:

  1. Bombas de calor: Sin duda es un sistema de calentamiento económico ya que proporcionan cuatro unidades de energía, por cada unidad de energía consumida. Se trata de un equipo diseñado para extraer el calor del medio ambiente y transferirlo al agua, con el único gasto de energía eléctrica necesaria para el funcionamiento del compresor y del ventilador que constituyen la base del equipo; una bomba de calor de tamaño adecuado puede mantener una temperatura deseada en la piscina entre 27ºC y 32ºC aunque a temperaturas menores de 15°C su rendimiento se ve afectado drásticamente.
  2. Calderas de gas: generalmente se utilizan para piscinas donde se requiere que el incremento de temperatura se dé en muy poco tiempo y su principal ventaja es su capacidad para calentar sin importar las condiciones climáticas. Debido a los altos precios del gas y los bajos valores de eficiencia, los calentadores de gas son caros para operarse por largos periodos de tiempo. Son más eficientes y efectivos en costo cuando son usados esporádicamente por lo que resultan ideales para casas de fin de semana o para tinas de hidromasaje.
  3. Paneles solares: El agua de la piscina se calienta mediante un circuito cerrado, el agua se bombea hacia los paneles solares y estos la devuelven con una temperatura mayor a la inicial. El precio inicial y el de la instalación de este sistema es elevado pero el hecho de que la energía solar sea una energía gratuita natural a la larga puede resultar muy rentable. El principal inconveniente de calentar el agua con paneles solares en piscinas es que siempre se dependerá de las condiciones climáticas.

Independientemente del sistema elegido, nosotros siempre sugerimos a nuestros clientes el uso de cubiertas térmicas ya que son muy efectivas y no son costosas. El 75% de la pérdida de calor en una piscina es ocasionado por la evaporación, al colocar una cubierta térmica ésta actuará como una barrera entre el agua de la piscina y el exterior, lo que minimizará la pérdida de calor por evaporación y al mismo tiempo nos ayudará a mantener el calor.

Si tiene alguna duda o comentario acerca del calentamiento de piscinas deje sus comentarios o contáctenos directamente, recuerde que en Piscinas ADASA tenemos la solución adecuada para usted y su piscina.