Agua Turbia en Piscinas

El agua de la piscina tiene que estar en tonalidades claras, transparente. Al cambiar de color y volverse turbia es porque no se le está dando el cuidado adecuado.

La tonalidad cambia por unas pequeñas partículas e impurezas que se mantienen a flote en el agua, ya que su peso no es suficiente para irse al fondo de la alberca. Esto se ocasiona por dos principales razones:

  • No filtrar el agua a las horas necesarias. En los meses más calurosos, se recomienda que el filtro funcione entre 6 u 8 horas, dependiendo de cuántas horas se use la alberca y cuántas personas la usaron. Aunque, para fines prácticos, la filtración se puede dividir en dos turnos:
    1. A la hora más calurosa, para que el agua no se estanque, porque es cuando el agua se encuentra en un estado más delicado.
    2.  En la noche, cuando no está en uso.
  • Nivel de pH. Al estar en un nivel inapropiado, el agua empieza a oscurecerse.

Si no se le da un tratamiento adecuado, después de cierto tiempo, el agua se mantendrá sucia y podría generar algas en el fondo y en las paredes. Por ello es importante darle mantenimiento constante para que pueda usarse sin ningún problema en cualquier momento sin necesidad de cambiar el agua por falta de cuidado.

Es importante revisar la tonalidad del agua, ya que por motivos de higiene tiene que estar lo más clarificada posible. Recuerde que en Piscinas ADASA, tenemos los productos necesarios y servicio de mantenimiento para que su alberca brille de limpia y pueda disfrutar de ella sin ningún problema.

Uno de los productos más recomendado para que el agua se mantenga en óptimas condiciones son los filtros, ya que retienen y depuran las impurezas y suciedad a niveles microscópicos. Consulte nuestros filtros en: https://adasa.com.mx/filtros/